top of page
Buscar

La importancia de gustar.

Actualizado: 22 abr 2021

¡Hola mi mujer estratega! Tus ganas de reflejar tu máximo potencial te trajeron aquí, y por ello, al terminar esta entrada, vas a tener las claves para gustar a tu interlocutor. Y no gustar en un sentido sentimental, sino gustar para el logro de tu meta.



1. 7/30

Tenemos sólo 7 segundos para causar una primera impresión y 30 segundos para que la persona con quien hablas, llegue a una conclusión.

Es bien interesante pero aunque mucha gente desestime la importancia de la primera impresión, esta es VITAL. Y no sólo para situaciones de suma importancia como una entrevista de trabajo o para negocios. Te sirve vaya, hasta para conseguir una mesa en un restaurante. Y para generar una primera impresión, lo primero es que tengas muy claro, qué es lo que deseas comunicar. Recuerda que como en el episodio anterior, no se trata de poner en el anzuelo lo que te gusta a ti, piensa en lo que le gusta al pez. También es importante que hagas consciente el mensaje que quieres comunicar y el contexto. En mi Instagram adrianavelazquezmx, esta semana está dedicada al lenguaje de las prendas y eso va a ser de mucho valor para que aprendas a contextualizar la imagen que quieres presentar y que determina el 55% de la impresión que se formen de ti. Pero en este caso quiero hablarte de la importancia de esas pequeñas acciones que no requieren del vestuario pero que tienen todo que ver con tu actitud, misma que abarca el 62% de esa primera impresión y esto de acuerdo al estudio publicado por el Nature Human Behaviour que nos indica que lo que digas, sólo aporta el 7% de lo que perciben de ti.

Así es, tu actitud es crucial para que logres ese objetivo que tienes en mente y más aún si se trata de un tema profesional.

Una vez que tienes claro qué quieres comunicar y a quién, lo primero es abrir los canales de comunicación con tu audiencia y la primer clave es TU SONRISA. La sonrisa suaviza los rechazos, comunica que eres una persona amigable pero además anima a tu audiencia a sonreírle de vuelta. Ni el cubrebocas ni el que el contacto sea vía llamada telefónica es pretexto para no sonreír porque la sonrisa franca activa los músculos de la parte superior del rostro, entonces se va a notar aún si tienes tu cubrebocas puesto y te va a apoyar con ello. Respecto a las llamadas telefónicas, también la sonrisa se escucha y engañas tu cerebro, indicando que vas con la mejor actitud a esa llamada lo que también facilitará la interacción entre ambas partes. Busca la franqueza porque tanto a nivel muscular como en la voz, se percibe cuando no es una sonrisa sincera y puede volverse en tu contra.


2. Te conozco de siempre.


Trata de recordar cómo saludas a alguien que conoces y que te cae bien, no necesariamente un gran amigo. Puede ser incluso el señor de vigilancia, alguien que te brinde un servicio cordial y con quien llevas una buena relación. Así, con esa emoción tiene que ser el saludo que brindes pero además, evita la típica frase ¿Cómo estás? o ¿Cómo vas? que se usa mucho en Colombia por ejemplo… Cámbiala por un saludo familiar, puedes usar: cómo has estado? que le lanzará el mensaje a su cerebro de que no es la primera vez que se ven y que además se llevan increíble.,, puedes enfocar el saludo a sentimientos, por ejemplo: oye y cómo te has sentido con esta cuarentena? está terrible, no?

Esto limitará las respuestas con monosílabos y permitirá un nivel de conversación con más calidad que uno típico y por ende fluirá mejor para ambas partes.


3. Conducta táctil.

Si bien ahora por esta pandemia no podemos tocar, el contacto humano aumenta tu estatus y la cordialidad con respecto a aquellos que no tocan. Además, esto es importantísimo. Obsérvalo con tus jefes, con gente de un nivel jerárquico superior: siempre, las personas con un estatus mayor son las que inician la conducta táctil. Para no ser invasiva, si estás cerca de alguien importante, puedes hacer un toquecito cordial con tu codo en el lado izquierdo de tu interlocutor. Ese ligero contacto, si lo realizas cuando esté más agradable la conversación, puede ayudarte a marcar una diferencia positiva entre el gustar o no. Usa esta herramienta a tu favor y vas a notar la diferencia.



4. Sincroniza.


Este punto es bien delicado pero también es de los más efectivos a la hora de gustar. Aquí sí en todo aspecto: a nivel pareja, profesional, de amistad. Decía Nicholas Boothman en su libro “Caer Bien a los Demás” que el sincronizar es un sistema de adaptación. Cuando alguien te gusta, inconscientemente imitarás los movimientos de esa persona especial. Observa a parejas cercanas a ti. Si una se toca el pelo por ejemplo, casi inmediatamente la otra parte lo tocará de forma similar. ¿No te ha pasado? cuando estás con tus mejores amigas, inclusive en ocasiones se expresan igual o les dicen que hablan parecido. Con nuestras familias, el lenguaje es similar también. Sincronizar es conectar. Entonces, a partir de ahora, sincroniza con aquellas personas con quienes necesites conexiones a tu favor. Elige una palabra que usen mucho e incorpórala a tu conversación con él o ella si la comunicación es vía telefónica. Y si es vía presencial, puedes igualar 1 o 2 ocasiones en el encuentro uno de los gestos verbales (si se toca la cabeza hazlo tu también, dejando un espacio de un par de segundos). ¡SE SUTIL! si lo notan, puede ser contraproducente también. Bien ejecutado, este punto es un decididor entre gustar o no.

y finalmente...



5. Aprende a Escuchar.


Pero no sólo escuches, demuestra que escuchas dando señales no verbales de que lo estás haciendo. Por ejemplo, asiente con tu cabeza cuando estés de acuerdo con algo, es importantísimo mantener el contacto visual pero intermitente. Es decir, de vez en cuando mira tus manos para que perciban participación de tu parte. Entusíasmate!! imagínate que estás hablando con un gran amigo que hace mucho no ves y que se escuche tu emoción y tu buena actitud al interactuar.

Recapitulando mujer estratega!!! Inicia el contacto con una sonrisa sincera, saludando como si conocieras de siempre a la otra persona, con un par de toques ligeros en su costado izquierdo, sincronizando el lenguaje verbal o no verbal un par de veces y escuchando de forma activa.

No me creas, practícalo. Intenta con aquellas personas que ves por primera vez. Al anfitrión del restaurante, a la persona del supermercado, realiza esto con un par de personas y otras no y cuando notes esa diferencia, ni lo vas a pensar. Vas a usarlo con cada persona que interactúes, y de a poco, casi sin darte cuenta vas a empezar a abrir las puertas que te permitan lograr tus objetivos.

Pues no sé tú pero yo amé el episodio de hoy, creo que es básico y sobre todo estoy convencida de que te va a ser de muchísima utilidad. Recuerda que el conocimiento se comparte!!! comparte esto con esas mujeres increíbles que conoces y nos escuchamos la siguiente ahora hablando sobre un tema que te va a encantar: Psicología del color para convencer.


¡Nos leemos la siguiente! ¡Un abrazo!


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page